Maternidad feliz y real

Buenas de nuevo, un placer escribiros y leeros, y la verdad que con este título, parece que os voy a contar que el ser madre es todo maravilloso, y es felicidad absoluta.

Pues no van por ahí los tiros, la verdad que la maternidad, tiene cosas muy buenas, cosas regulares y cosas que nos hacen aprender y poner soluciones en el día a día de la mejor manera posible.

No se como será vuestra maternidad, ni si habrá sido todo de color de rosa, ni si al contrario habrá sido un largo camino de piedras, lo que si se es que, cuanto más te cuidas y trabajas según que cosas, más bonita es tu maternidad.

Y para ello hoy os quería dejar aquí unos puntos, tips, consejos, o reflexiones, que a mi me han ayudado y servido para tener una maternidad más feliz y más real.

¿Te apuntas conmigo a reflexionar y contarme más cosas, qué te han servido?

Empezamos a enumerar las cosas que me han acompañado a mi, si quieres mejor escucharlo pincha aquí y si lo quieres ver te invito a ver mi canal de YouTube.

  1. Baja algo las expectativas, esa vida de color de rosa, la maternidad donde los niños no lloran, son felices, todo es armonía, van impolutos … disculparme pero creo que solo se ve en las películas. Quizás alguna tenga esa vida, y sea real, lo único que la mía no ha sido así, y por lo tanto a mi, el bajar las expectativas de esa ‘vida de color de rosa’, me ha hecho ver una maternidad más feliz y real.
  2. Ten tu grupo de mamás, ¿y por qué no?, te apuntas al Club Algo más que mamás. En esos grupos donde hablas, escuchas, te remueves, piensas, reflexionas, puedes encontrar ese click que muchas veces necesitas para ti, para estar bien, feliz, relajada, contenta.
  3. No te compares, las comparaciones son odiosas se dice, y es así. Yo te pregunto ¿para qué te comparas?, yo lo hacía y la verdad que no sirve, bueno si para hacerte daño, para sentirte mal, para ver que tu no tienes esa ‘vida de color de rosa’ que muestran las demás mamás. A ver cada una lo hace lo mejor que puede y sabe y yo te invito a reflexionar, buscar tus soluciones, y ver que puedes hacer tu para estar bien y feliz siendo mamá.
  4. Confía en ti y en tu instinto de maternidad, es cierto que no nacen con un manual de ‘Cómo ser mamá’ los pequeños, y también quizás es cierto también que lo hacemos lo mejor que sabemos. El confiar en ti, en ese instinto que tienes te ayuda y acompaña, reflexionas y te hace ser esa mamá que quieres ser tu. Así que si confías en ti para otras cosas, ¿qué hace que no confíes en ti para eso?
  5. Disfruta del tiempo con tus hijos, aprovéchalo, juega con ellos, escucha, comparte, ríe, y que ese tiempo, te invito que sea de calidad, que lo disfrutes estando presente con ellos, cuanto más tiempo pasas con ellos, más los conoces, más disfrutas de ellos y más conexión creas con tus hijos.
  6. Pide cuando necesites algo. Yo creía que todo lo tenía que hacer yo, estar presente siempre, y si no dormía no pasaba nada, sino tenía tiempo para mi tampoco pasaba nada. Y cuanto más cansada estaba, y menos ayuda ‘solicitaba’, más me enfadaba y echaba culpas. Pues cuando empiezas a pedir, cuando te das cuenta que la otra persona no sabe lo que quieres, y lo que te pasa solo con mirarte, es cuando reflexionas y empiezas a pedir y no pasa nada, la verdad que te sientes genial. Así que os invito a pedir cuando necesitéis algo.
  7. Pon humor al día, y sino búscalo. Yo no soy mujer de mucho humor, me esfuerzo en encontrarlo, en buscar esa chispa de risa en mi día, ¿para qué? para estar bien, para que la sonrisa me acompañe y para que mi estado cambie. La expresión facial positiva libera hormonas de la felicidad, el cerebro absorbe la información positiva transmitida por los músculos faciales y así sonreír, te relaja y cambia las perspectivas de las cosas.
  8. Cuídate, dedícate tiempo para ti. Si eso es una cosa que me dí cuenta también, si yo no me cuidaba, mi humor era horrendo, me enfadaba, culpas, gritos, enfados a todas horas sin parar. Cuando empecé a darme cuenta que quería ese tiempo para mi, que me venía bien salir a pasear, correr, ir a la peluquería o simplemente bajar la basura, volvía renovada. Ese soplo de aire fresco para mi, solo para mi, me venía bien. Cuanto más nos cuidamos, mejor estamos para los demás.

Así que, espero que estos puntos que me ayudaron y me acompañaron a la reflexión, te acompañen y ayuden a tu reflexión, y sino por lo menos hayas disfrutado de este rato de lectura.

Nos leemos pronto #algomasquemamas, un abrazo virtual

@lorenaaznarcoach

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Lorena Aznar Aranda .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Hostalia.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies