7 CLAVES PARA LA ETAPA DEL NO EN LO NIÑOS

7 CLAVES PARA LA ETAPA DEL NO EN LO NIÑOS

Bienvenidas de nuevo al post de esta semana, en esta ocasión vamos a hablar de un tema que nos resuena a todas seguramente, «la etapa del no», es una fase negativista por la que pasan los niños entre los dos y los cuatros años, y sabéis no me gusta etiquetar ninguna edad ni período de su desarrollo, ya que considero que todas las etapas son positivas e importantes para el crecimiento del niño.

Sin más, hoy vamos a adentrarnos en esta conocida etapa: ¿Qué se esconde detrás de la negativa sistemática de nuestros hijos a todo lo que les decimos o preguntamos? ¿Por qué el ‘no’ comienza a adquirir tanto peso en su vocabulario? ¿Qué podemos hacer los padres para sobrellevar con paciencia esta fase?

AFIANZANDO SU PERSONALIDAD

«Ponte los zapatos». «¡No!». «¡Vamos a comer!». ¡»No!». «Dame la manita para cruzar la carretera». «¡No!»… Estamos todos los días los padres dando ordenes, imperativos que salen de nuestra boca una y otra vez, y la respuesta en esa etapa entre dos y tres años es cuando más la reconocemos.

Coloquialmente se le conoce como «la etapa del no», y razón no le falta al nombre, pues la palabra ‘no’ pasa a formar parte del vocabulario del niño de una forma tan arrolladora que pareciera haberse olvidado de todo lo demás. Da igual lo que le pidas o preguntes, lo más probable es que tu hijo te responda con un ‘no’ bien alto y claro.

Esos ‘noes’ continuos, puedan llegar a agotarnos y frustrarnos en algunos momentos, os invito a tener presente que esta fase es una más del desarrollo de nuestros hijos, y como tal debemos entenderla para saber gestionarla de forma positiva.

Según los psicólogos, consideran esta etapa como un momento de autoafirmación. El niño comienza a darse cuenta de que al decir ‘no’ el comportamiento del adulto cambia, y aunque todavía no llega a ser consciente del alcance que tiene realmente su negativa (peligro para él y/o frustración por parte del adulto), se siente bien ejerciendo su voluntad y demostrando que él también tiene capacidad de decidir, aunque sabemos que su capacidad de razonamiento no está desarrollada todavía

Son momentos en los que se pone a prueba la paciencia de los padres, pero debemos entender que la actitud de nuestro hijo no es egoísta o terca, y que no nos está retando, fastidiando o desafiando. Ellos empiezan a poner a prueba los límites, y así construyendo su personalidad.

SIETE CLAVES PARA ESTA ETAPA

Es importante tener en cuenta lo anterior antes de comenzar con las claves que proponemos:

  • Evita etiquetar a tu hijo No es terco, no te quiere torear, ni hacer la vida imposible, el solo está aprendiendo a construir su personalidad
  • Atento a la forma en la que dices las cosas. Los padres somos el espejo en el que nuestros hijos se miran desde que nacen, y si lo pensamos, que la forma en que nos comunicamos ellos también lo hacen como nosotros, nosotros también decimos ‘no’, atento a esa comunicación
  • Déjale que se exprese. Valida sus emociones y cómo se siente, y déjale que muestre su disconformidad con la situación. Tiene derecho a sentirse frustrado, y además también necesita nuestra ayuda para aprender de esa situación y cómo manejar esa frustración.
  • Empatiza y respeta. Escúchales, hazle ver que entiendes esa negatividad. Por ejemplo, Imagina que tienes que salir a hacer recados y el no quiere ponerse los zapatos. Te invito en esta ocasión a decirle: «Te entiendo. Yo tampoco tengo ganas de salir a la calle pero debemos hacer recados, y tu colaboración es imprescindible para mí».
  • Que pasa con su ‘no’. En muchas ocasiones los niños no son conscientes de lo que implica el decirlo, ante una negativa de tu hijo no trates de cambiar su opinión a la fuerza y sin razones. Te invito a argumentar las consecuencias de ese ‘no’, por ejemplo, «debes darme la mano para cruzar la carretera porque de lo contrario, podrían pillarte los coches»), quizás así vaya asimilando poco a poco la causa-efecto de las decisiones.
  • Dale opciones. Es una cosa que a los niños les gusta, decidir y elegir, tener el ‘control’, y si le dices ‘Recoge tus juguetes’, posiblemente dirá no, pero si le dices ‘¿Cuándo quieres recoger los juguetes ahora o después de cenar?’, ellos se sienten parte y colaboran.
  • Mantén la calma. Sabemos que es fácil decirlo y además un reto ponerlo en práctica, sobre todo cuando el tiempo apremia y se hace difícil echar el freno y tratar de dialogar con un niño tan pequeño. Recuerda que nos copian, somos su ejemplo, y el gritar, castigar no nos va a ayudar. Ellos necesitan calma, empatía y cariño.

Así que a partir de aquí, te invito a ir poco a poco trabajando esos ‘noes’, validando sus emociones y practicando las claves que aquí te he dejado

Os espero y leo pronto, gracias por este ratito

@lorenaaznarcoach

Deja una respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Lorena Aznar Aranda.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Hostalia.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.