Y ya está aquí la Noche Buena y la Noche Vieja¡ Llegan las cenas con la familia, momentos emocionantes, risas, lágrimas, regalos debajo del árbol y muchas muchas cosas más.

El día 24 es un día, que es tan especial para los niños, y para los no tan niños, es momentos para pararnos y reflexionar.

Son unos días que nosotros volvemos a nuestra niñez, días donde yo os preguntaría una serie de cosas interesante.

Es necesario hacer tantos regalos materiales? Es necesario pedir cartas interminables a Papa Noel y a Los Reyes Magos ? La verdad que muchas veces, esas cartas vienen acompañadas de frases tipo a: ‘si te portas bien los Reyes te traerán’, ‘si sacas buenas notas Papa Noel te traerá’

En este post Navideño, y justo para ese día de Noche Buena, querría haceros reflexionar sobre ello.

Muchas veces, creemos,, que el tiempo que no estamos con nuestros hijos lo tenemos que suplir con regalos, o con cosas materiales. No nos paramos a pensar exactamente que es lo que necesitan.

¿Qué necesitan nuestros hijos en esos días de navidad? ¿Alabanzas? ¿Regalos? ¿Los típicos ‘que orgulloso estoy de ti’? o por el contrario necesitan otras cosas.

Nosotros vamos sin tiempo, locos, haciendo miles de cosas, trabajar, deporte, la casa, los hijos, amigos, hermanos, padres, y así podría cansarme de enumerar las mil y una cosas que tenemos que hacer, exacto que tenemos que hacer, ya que sería muy distinto que si lo que hacemos es lo que ‘queremos hacer’, sería muy distinto.

Y si ahora, te preguntara, ¿qué tiempo inviertes en tus hijos? ¿cuánto tiempo pasas con tus hijos? ¿es tiempo de calidad? ¿es tiempo el cual, estás con presencia plena?

La verdad que podríamos decir, que muchas veces estamos con ellos sin estar, y ellos o están jugando, leyendo, viendo la tele o incluso con consolas o móviles, y nosotros estamos haciendo otras cosas.

Os invito a buscar esos regalos que no valen dinero, os invito a empezar a descubrir aquello que se da sin que cueste y que os aporta mucho más valor que un regalo, oye que tampoco están mal, pero y si empezamos a pensar en…

Cuanto más tiempo estamos con ellos, más unidos estamos, más escuchamos sus emociones, más sabemos lo que necesitan, más confianza creamos, más pertenecientes se sienten.

Quizás. querer ser más pacientes, sería un buen regalo, en ocasiones por nuestro día de locos, nuestro estrés, la paciencia se acaba, se agota y no dejamos que tenga espacio en nuestra relación con los demás y con nuestros hijos.

Querer disfrutar de más tiempo con y para ellos, el tiempo es el que tenemos, te invito a buscar ese tiempo de calidad, haciendo aquello que os gusta hacer juntos, que os gusta compartir, ¿qué te lo impide?

Más amor, que digo más, mucho mucho AMOR ¡¡¡, el amor está ahí presente, sería genial poner mucho mucho más amor en el día a día, y más con los que nos rodean, nuestra familia, nuestros amigos, nuestros hijos.

Jugar con ellos, a esos juegos que tanto les gusta, y que a veces no nos apetece jugar por el agotamiento

Hacer guerra de cosquillas en casa, una tarde de pijama y dulces navideños

Quizás ir a ver una película, o rescatar alguna que os gusta tanto verla con un buen cubo de palomitas

Ir a la nieve y tiraros en trineo, o con una bolsa de plástico, lo importante es pasar ese tiempo con ellos.

Hacer dulces navideños, o un bizcocho, o simplemente disfrutar cocinando algo, quizás descubras nuevas cosas que te habías perdido con tu hijo.

Estos días de fiestas, aunque trabajemos mucho y no tengamos mucho tiempo, o estemos cansados, os invito a sacar unos minutos para ellos, y regalarles ese tiempo.

Y ahora, que me propones tu para estas navidades de regalos que no cuesten dinero?

Me cuentas alguno que se me haya escapado?

Gracias y feliz Navidad a todos #algomasquemamas

Os veo pronto, bueno nos leemos pronto

@lorenaaznarcoach


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *