Hola #algomasquemamas, como va la semana, seguimos con lío, estrés, agobio, sin tiempo? o vamos a avanzando poco a poco.

Sabemos que las mamás, cuando van a ser madre pasan por su cabeza muchas cosas, desde si sabré hacerlo bien, hasta que va a ser de mi vida.

Es cierto, que cuanto más pasan los meses, más vueltas damos a la cabeza. Tenemos el previo de ser madre, con la cabeza que no para, y cuando ya estamos embarazadas lo que pasará durante y que pasará después.

Yo en mi caso me pasó igual, ya lo leeréis en mi libro, sale ahora en Noviembre, y tengo muchas ganas de que llegue a vosotros para que lo podáis disfrutar.

Y es cierto, que empiezan a priorizarse otras cosas cuando vas a ser mamá. Y que la maternidad es sinónimo de cambio. CAMBIO en letras mayúsculas, cambio de todo lo que te puedes imaginar, o ¿no?

Si, cambio porque, yo por ejemplo en el tema de organización, era y aún un poquito sigo siendo, muy ordenada y perfeccionista.

Me gusta tener las cosas organizadas, lo único que ahora me he dado cuenta que no es así, que teniendo un niño la organización varia y mucho. Varia desde como ves las cosas, de la limpieza, de como juegas con ellos, de como normalizas muchas cosas que antes no lo hacías.

También hay cambios en la vida familiar, antes eras tu, tu pareja y amigos, otros familiares etc.

Ahora no, ahora eres tu, tu pareja, un pequeño (o dos, tres …) y amigos, otros familiares, que tienen que encajar en esa vida que has comenzado ahora.

Y que digo tu, tu pareja, mejor digo un pequeño (dos, tres..) y después lo demás, tu, tu pareja, otros familiares, amigos…

También una cosa que no me llama la atención en estos cambios, es la forma de ver la vida.

La vida es la que es mamá, y es cierto que cada momento que pasamos es único y especial, es irrepetible, y el ser madres es un momento único, que hace que la vida cambie, la forma de verla, la forma de vivírla y la forma e disfrutarla.

Trastoca los esquemas de una mujer, modifica el orden de prioridades, y el tiempo que se dedica la madre a sí misma.

Uf, lo dicho, leeros mi libro que aquí os doy más datos sobre todo esto.

La verdad que la triada de una madre cambia, en ese cambio de vida, de organización, de vida familiar, de forma de ver la vida, es muy distinta a cuando solo eres mujer, esposa, pareja etc.

La mamá, comienza por dar importancia a la salud, como está nuestro bebé y en ocasiones, nos olvidamos de como estamos nosotras. De verdad, mamás que puedes cuidarte, que no pasa nada, de verdad, prueba.

La segunda parte que empieza a ser importante en esa triada, es el tiempo, el tiempo que dedicamos a los niños, al bebé, a nosotros, a nuestra pareja, todo cambia.

Cuanto más tiempo dedicamos a nuestros hijos, menos nos dedicamos a nosotras, y no es ser egoísta y no es sentirnos culpables, ese tiempo también tenemos que permitirnos darlo a nosotras.

Y si que es verdad, que cuando son bebés nos demandan mucho, nos piden mucho, y os recuerdo que el día tiene 24 horas, que podemos estar horas disfrutando para nosotras, que no es necesario estar pegadas 24 horas a ellos.

Y por último, felicidad, la felicidad creemos muchas veces que está fuera, en las cosas que tenemos, en nuestra familia, en los viajes que hacemos, en el dinero que ganamos, y no es así, la felicidad la tienes tu, la felicidad la deseas tu, y tu eres el que te haces feliz si estás bien, si te cuidas, si te quieres, si te valoreas, si te aceptas. Serás feliz, sin más.

Así que espero que al leer este post algo te haya podido hacer reflexionar, que por lo menos te ayude a darte cuenta de tus cosas y de que es importante para ti en este momento. Y sino es así, quizás alguna palabra, te resuene y te haga mirar dentro de ti, que necesitas y por donde puedes avanzar.

Muchos besos #algomasquemamas, os espero en el próximo post


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *