Buenos días Martes ya¡¡ y hoy no me he levantado muy bien que digamos, la verdad que llevo unas noches durmiendo fatal, y no es por tener preocupaciones en la cabeza, lo que sucede que en ocasiones el cansancio puede conmigo y no me deja descansar tan bien como quisiera.

Es cierto que esto, en el día a día puede hacer estragos, porque sino descansamos bien, el día no lo llevamos igual y nuestro cuerpo y nuestra mente no responde de la misma manera, y más si eres mamá, ¿no crees?

Cuando nos encontramos agotados, y el día nos agota más, es como ese vaso que se va llenado poco a poco y que solo falta una última gota para que se desborde.

Aquí es donde, de pronto, soltamos un grito de esos que hace días que no dábamos, de esos que dices, ¿me habrá oído el vecino?, un grito de eso en los cuales te sientes fatal, ya que no es por ellos sino por ti, por como estas y como te encuentras en ese momento.

No por eso somos malas, no por eso dejamos de ser buenas madres, las mamás también tienen en ocasiones su vaso lleno o su jarra medio vacía, y eso es lo que hace que no podamos gestionar nuestras emociones, nuestro estado y que pase lo que pasa.

Pues bien mamás, que si que podemos tener esos días que no pasa nada, que sí que ese chillido a lo mejor no habría que haberlo dado, pero NO PASA NADA, de verdad que no por eso vamos a ser ni mejor ni peor madres.

Simplemente, te invito a parar, a respirar, a pensar que ha provocado ese grito, tu cansancio, tu estrés, tu vaso lleno, tu jarra medio vacía, pues ahí está la solución, una solución útil para ti y para todos, una solución respetuosa para ti y para los que te rodean.

Y ¿cómo podemos hacer para llenar nuestra jarra de nuevo o vaciar el vaso lleno? pues es fácil mamás, lo he repetido varias veces en otras ocasiones, y las que me seguís por redes sociales creo que lo sabéis ya.

Cuídate, date tu tiempo, tu respiro, descansa bien, ten momentos de soledad para volver con más fuerzas con más ganas, y cuanto más te cuides y te des ese tiempo, más fácil será tu día a día, mejor te encontrarás y mejor podrás gestionar tus momentos de estrés, de agobio y ansiedad de tu día a día.

Por que no son ellos los que te hacen sentir estresada, no son ellos los que hacen que chillen, eres tu, siento ser tan directa, pero es así, somos nosotras cuando llenamos demasiado el vaso o no rellenamos nuestra jarra con paciencia, amor, tranquilidad etc cuando damos ese chillido infernal, que hasta a nosotras nos hace mal en el oído.

Así que hoy, te dejo esta reflexión, ¿qué puedes hacer tu en tu día para vaciar ese vaso casi lleno o llenar esa jarra medio vacía?

Feliz día, feliz semana y nos leemos pronto, y sino nos vemos en @lorenaaznarcoach

#algomasquemamas


0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *