En el camino de la vida, y más si eres mamá, tienes muchas áreas que no debes de descuidar.

En ese camino, los hijos crecen y se van, es así lo queramos o no, y además nuestra pareja es la que se quedará junto a nosotros.

Es importante, darle ese tiempo también a nuestra pareja, puede que estemos toda la vida juntos, o por el contrario, no sea la persona que nos acompañará en el camino de la vida, lo que si sabemos, que el amor es como una planta, si la riegas crecerá, sino se marchitará. O como dice Víctor Küppers: «Planta que no riegas, planta que palma»

Es cierto, que quizás esperamos lo mejor de nuestra relación, y yo os invito a escuchar esta frase de Javier Iriondo: «Espero lo mejor de mi relación pero estoy preparado para lo peor».

Cuanto más trabajemos en la pareja, más estaremos llenando ese espacio que también es bueno cultivar. No solo el de mamá, hija, trabajadora, deportista, es bueno darse cuenta que hay que cuidar todos.

¿Y cómo podemos cultivar esa parte? pues aquí os dejo algunos puntos interesantes:

  1. Escucharnos y ver que está pasando
  2. Reconocer tus valores, y sobre los cuales creas toda la base de tu relación y de ti misma.
  3. Para a reflexionar, como estamos, que falla.
  4. Fuera culpabilidad, adelante responsabilidad, que puedo hacer yo a partir de ahora
  5. Empezar por nosotros, ese cambio genera un impacto en el sistema familiar (pareja)
  6. Pregunta al otro, no supongas las cosas.
  7. Comunicación al máximo
  8. Cuidarnos nosotros para cuidar a los demás
  9. Encuentra el momento, las palabras, que quieres decirle, expresa tus necesidades desde tus sentimientos y con cariño

Espero que os sirva, y que pongáis en práctica alguno de estos puntos, ¿qué te lo impide?

Cuídate, cuídalos y mima tus áreas de tu vida, así quizás todo fluirá más.

Saludos, hasta el próximo post, y tenéis pronto en YouTube un vídeo con más información


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *