Cuando una es mamá, a veces nos olvidamos de cuidarnos por dentro y de cuidarnos por fuera.

Es bueno saber que sino nos cuidamos, no podremos cuidar a los demás.

Así que, ¿qué te impide cuidarte por dentro y por fuera, para así poder cuidar a los demás?

Cuidarse es un hábito, cuanto más te cuidas mejor te encuentras. Y es cierto quizás, que hay muchas manera de cuidarse por fuera, masajes, peluquería, pedicura, haciendo deporte, dándote cremas, y además también existen otras herramientas para cuidarse por dentro, como el saber como nos hablamos y que nos decimos en nuestro día a día.

Aquí hoy, quería dejar 4 puntos que te servirán para cuidarte, espero que algo te haga reflexionar o que te ayuden, o simplemente igual quizás sirvan para hacerte que pensar en algo que pasa en tu día a día, nunca se sabe.

  1. Lo importante es que te cuides como tú quieres cuidarte, y quizás cuando empiezas a cuidarte tú, todo cambia.
  2. Los hábitos los vamos adquiriendo poco a poco, a nuestro ritmo, date tiempo y ten paciencia. Al igual que tienes hábitos que te gustan, el cuidarte será uno de tus pasatiempos favoritos pronto.
  3. Cuidarse para cuidar a los demás, quizás muchos no nos damos cuenta de eso, cuidarse para así poder estar para los demás.
  4. Empieza por algo fácil para ti, puedes empezar a darte cremas, nadar, dejar algún alimento no saludable, ir andando al trabajo, tu decides y eliges por donde empezar, y ya verás que cuando consigues uno, es más fácil conseguir el siguiente.

Y yo me pregunto, ¿a qué esperas para cuidarte? ¿Qué te lo impide?¿qué vas a hacer tu para quererte, cuidarte por fuera y por dentro, y disfrutar?

Te veo en el siguiente post muy pronto, besos #algomasquemamas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *